Trabajo en...

Continuar

Estamos adaptando el
contenido a tu tipo de negocio

A la hora de elaborar nuestro menú, las posibilidades son infinitas, pero si conocemos mejor a nuestros comensales y distinguimos sus preferencias, podremos servirles el postre perfecto. Porque en la mesa, una cosa está clara: para gustos, los postres.

1. Los clásicos

1. Los clásicos

Aman los postres de toda la vida. Son muy fieles a ellos porque les encanta su aspecto casero y elaborado, su sabor familiar y, sobre todo, porque nunca fallan: ¡siempre están riquísimos!

Tipo de postre que consumen:

Flannatillas, crema catalana y arroz con leche.

2. Los afrutados

2. Los afrutados

Buscan postres sanos y ligeros y evitan los excesos al final de una comida. Quieren terminar con un postre suave pero delicioso, que les deje un buen sabor de boca natural.

Tipo de postre que consumen:

Fruta, gelatina y cremosos de fruta.

3. Los cremosos

3. Los cremosos

Siempre buscan el postre más cremoso de la carta para llevarse un pedacito de suavidad y textura única al paladar. Los postres lácteos aportan una cremosidad especial al menú y, por eso, ¡les encantan!

Tipo de postre que consumen:

Helados y yogur.

4. Los golosos

4. Los golosos

El impulso principal es el capricho, el sabor y el “espectáculo" alrededor del postre. Piden el postre que todo el mundo quiere pero no todos se atreven y, por eso, sus compañeros de mesa siempre les piden un trocito “para probar”.

Tipo de postre que consumen:

Tartas, cremas, mousses y panna cottas.

Descárgate nuestra guía completa de postres de menú

Descárgate nuestra guía completa de postres de menú

Descubre cómo convertir los postres en un componente esencial para tus menús. 

Descargar